España / Aragón / Ordovés o Ordabés

Ordovés o Ordabés

Regreso a Aragón     Inicio

Lo más reciente

 

 

 

 

Lo más reciente

 

Cercanías de Ordovés o Ordabés

 

 

Ordovés (Ordabés en aragonés) es una localidad española actualmente perteneciente al municipio de Sabiñánigo, en la provincia de Huesca. Pertenece a la comarca del Alto Gállego, en la comunidad autónoma de Aragón.
Cuenta con 2 habitantes, 1 varón y 1 mujer a fecha de 2010.
País        España
• Com. autónoma           Aragón
• Provincia         Huesca
• Comarca          Alto Gállego
Población            2 hab. (INE 2010)
• Densidad         n/d hab./km²

Wikipedia

Ordovés es una de los pequeños núcleos de población del Serrablo que aun permanecen habitados. Dos caserones conforman su mínima estructura. Uno de ellos, con torre defensiva rebajada y casona adosada, se halla deshabitado y amenazando ruina. El otro, al norte del primero, es la vivienda de la familia Grasa que amablemente me atienden y prestan la llave del templo.

Hasta este lugar llegaremos rebasando el puerto de Monrepós en dirección a Sabiñánigo. Nada más cruzar el río Guarga, hay que tomar un desvío bien indicado hacia Boltaña, a nuestra derecha. A la altura del kilómetro 10,5 sale una pista a la izquierda, que en cosa de 1 Km. nos encamina a lugar de Ordovés. Es desvío bien señalizado y fácil de localizar.

En un altozano, poco antes de llegar al mínimo caserío, se eleva su pequeña iglesia parroquial dedicada a San Martín, (Imagen 1). Durán Gudiol la encuadra dentro de las iglesias del Serrablo de "aspecto arcaico", incluyéndola en el mismo epígrafe que San Martín de Arto y las torres de San Bartolomé de Gavín y San Saturnino de Yésero. Templos de rasgos similares a los de tradición hispano-visigoda y por tanto anteriores en el tiempo a los típicos larredenses.

2

La iglesia es de nave única canónicamente orientada y rematada al este por medio de un ábside de tambor notablemente peraltado en su planta. En época tardía se adosó torre-campanario al lado norte de la nave. Tras ella, inusualmente abre la puerta en el muro norte. La actual es dovelada y de la misma cronología tardía que la torre.

Su fábrica es a base de sillarejo alternando con sillares trabajados a maza. Abundan los tizones, y en algunas zonas del templo, se suceden en modo repetitivo en la misma hilada.
Adosado al lado norte, un minúsculo cementerio cumple con creces su función a tenor de los habitantes que posee.

345

Al exterior, el ábside es liso, y está rematado por una teoría de baquetones verticales realizados en piedra toba, sin realce de ningún otro adorno ni moldura. (Imagen 5). El cilindro absidal está notablemente peraltado; detalle fácilmente apreciable al exterior (Imagen 4). Las hechuras del mismo así como las de los muros, evocan lo visto en Asprilla o Espierre. Hay un pequeño ventanal adintelado aspillerado de hechura notablemente sencilla.

En el muro sur abren en altura tres ventanales de idénticas formas que el absidal. En la hilada de la base de los mismos quedan media docena de mechinales constructivos (Imagen 6).

678

En mi visita de finales de Mayo de 2005, pegué la hebra con la familia Grasa a quienes había conocido en alguna de mis anteriores visitas y posteriormente en el hospital en que trabajo. Todavía la medicina moderna "funcionarial" no ha podido con los que trabajamos en centros con nivel "humano", y si se quiere, se pueden allí hacer amigos. Encontrarlos más tarde en su medio es satisfactorio para ambas partes.

Hablamos de todo y de nada, del tiempo que este año viene seco y presagia desastres, de las fuentes secas, de Visi Betés y de Manolo Viamonte, de la época en que todo el mundo en el valle se conocía y empleaba zancos para vadear el río Guarga...

9

Y en esas me preguntaron si conocía "La Piedra Milagrosa de Ordovés". Así, en términos absolutos. Al ver por mi expresión que no sabía del tema, se apresuraron a mostrármela guardada en una cajita de madera de un antiguo juego de ajedrez (Imágenes 9 y 10). Brillante por tanto uso y entorchada por recio hilo de cobre para reunir sus fragmentos. Dicen tenerla en la familia desde hace más de cuatro generaciones, y que procede de Abenilla. Sus poderes son tales que confiere al agua en la que se sumerge propiedades curativas para las personas y el ganado. Lo mismo sirve para una picadura de víbora que para un herpes humano o un envenenamiento del ganado... Tal como me lo relataron lo refiero. Abajo copio artículo de Severiano Pallaruelo, etnógrafo altoaragonés.

10

"En varios pueblos del Serrablo he oído contar las virtudes de una piedra para curar animales a los que ha picado una víbora o un escorpión, o que han tomado algún veneno. Se trata de la piedra de Ordovés. Un día de invierno tomé la carretera que sigue el curso del río Guarga, luego me desvié por la pista que entre matorrales y pinos conduce a la aldea de Ordovés. Antes de llegar a la misma, en el tramo de camino que discurre bajo la pequeña iglesia románica, encontré un hombre viejo -vestido de negra pana- con el zurrón y la zamarra al hombro que guiaba un rebaño de ovejas y algunas cabras.

Le pregunté por "La Piedra de Ordovés" y me dijo que se guardaba en su casa. Pronto comenzó a hablar de los prodigios de la "Piedra". Hace poco -decía- en Javierrelatre, ¿sabe donde está Javierrelatre?, Pues allí en una casa le dieron a las ovejas nitrato u otro abono, pensando que era sal.
En seguida las ovejas empezaron a caerse y su amo comprendió que las había envenenado. Pensaron en la "Piedra" y vinieron a buscar agua. Después, como pudieron, le fueron dando a cada oveja un poco de agua con una cuchara de tomar café. Algunas ya estaban como muertas, pero al beber se arreglaron.
Todas las que bebieron se curaron y las que no pudieron beber se perdieron. Cuarenta ovejas se les murieron y las otras se salvaron por el agua.

En este agua de la que habla, se había mojado la "Piedra". Así de sencillo es su uso. Se coge la "Piedra" y se sumerge en cualquier recipiente que contenga agua. El agua -con esta sola inmersión- adquiere prodigiosas propiedades para sanar las "fizaduras" (picaduras) y los envenenamientos. El agua conserva su poder medicinal durante años y años (hasta veinte o treinta años me han asegurado) . En muchas casas de los pueblos del Serrablo, siempre tenían una botella llena de esta agua curativas, y la rellenaban antes de que se terminara.
Llegados a la aldea de Ordovés, resulta fácil hallar la casa de la "Piedra". Es la única habitada. Es sin duda famosa la "Piedra"; nada más verme un niño de unos 5 años le pregunta a su padre: Papá ¿voy a buscar la piedra?. La extraen de una cajita, atada con alambres que la protegen. Mide unos 10 cm de longitud y tiene forma de pezuña de cabra partida longitudinalmente por la mitad. "Era como una pata de cabra, pero la partieron por la mitad. Esta piedra proviene de Avenilla (otra aldea cercana), y estaba en una casa donde había dos hermanas. Una de las hermanas se vino a casar a Ordovés y decidió partir la piedra para bajarse la mitad. La otra mitad la tienen ahora en Jaca.

La "Piedra" y el alambre de latón que la protege, presentan un aspecto brillante, pulidos por el uso. "Ya está desgastada de tanto emplearla. El alambre se lo pusieron para que no se partiera". Cuentan también que antes la prestaban a quien se la pedía, pero una vez alguien intentó romper la piedra para quedarse con un pedacito de la misma. Desde entonces ya no dejan que nadie se la lleve. Un detalle se observa desde el primer momento: está formada por dos tipos distintos de roca, aunque resulta difícil reconocer, a primera vista, de qué tipos de roca se trata. Recordando su forma de pata de cabra, diremos que la pezuña es de un tipo de roca distinto del que sobre ella forma una arista muy aguda. Esta arista parece de material mucho más duro.

Sobre el origen me han contado: "dicen que salió de una serpiente, pero no sabemos si es verdad". En la comarca he oído hablar de ella llamándola -en algunos casos- "la piedra de la serpiente de Ordovés". No sé de qué asombrarme más: si de la permanencia del remedio para curar los animales o de que aún se conserve en el recuerdo la explicación de su origen ofídico.

Desde China hasta Europa se usaron en la antigüedad estas "piedras de serpiente" -a las que se consideraba provenientes de la cabeza de una serpiente o un dragón- como antídoto frente a picaduras o envenenamientos. Las "piedras de serpiente" solían ser diamantes u otras piedras raras.
El origen del prodigioso poder de estas piedras se buscaba en su procedencia: venían de los monstruos que guardaban "el árbol de la vida", que representaba lo sagrado, la inmortalidad, la eterna juventud. Ciertamente de las cabezas de las serpientes se han extraído -en casos raros- concreciones pétreas, pero no parece que sea ese el verdadero origen de las "piedras de serpiente" que desde la antigüedad se han empleado, ni tampoco de esta "Piedra de Ordovés".
Se podrá dudar de los efectos prodigiosos de la "Piedra", pero en torno a ella hay un prodigio cierto: es el de su conservación, su uso y -sobre todo- la explicación de su origen, que aún se recuerda".
Romanicoaragones.com