España / Aragón / Provincia de Huesca / Jaca o Chaca

Jaca o Chaca

Regreso a Aragón     Inicio
Jaca

Lo más reciente

 

Jaca o Chaca antaño

Panorámicas de jaca

jaca

Arte en Jaca

Ciclistas en Jaca

Ciudadela de Jaca

Comercio en Jaca

Curiosidades de Jaca

Deportes en Jaca

Mejicanos de luna de miel en Jaca

Catedral de Jaca

Mujer de paseo con el perrito en Jaca

Paisajes y zonas verdes de Jaca

Pateando Jaca

Sonrisa de Mujer en Jaca

Lo más reciente

 

Jaca

Llegando a Jaca

Cantos y trinos en el parque de Jaca

Saliendo de Jaca

 

Jaca (Chaca en aragonés) es un municipio de la provincia de Huesca, en la Comunidad Autónoma de Aragón, España.

Está compuesto por los siguientes pueblos: Abay, Abena, Acín, Ara, Araguás del Solano, Ascara, Asieso, Astún, Atarés, Badaguás, Banaguás, Baraguás, Barós, Bataraguá, Bergosa, Bernués, Bescós de Garcipollera, Binué, Botaya, Caniás, Espuéndolas, Fraginal, Gracionépel, Guasa, Guasillo, Ipás, Jarlata, Larrosa, Lastiesas Altas, Lastiesas Bajas, Martillué, Navasa, Navasilla, Novés, Orante, Osia, Ullé, Villanovilla y Yosa de Garcipollera, denominados Barrios rurales y que acogen a 940 habitantes.

Situación

Jaca es la capital de la comarca de La Jacetania. A unos 70 kilómetros de Huesca. Está situada al norte de la provincia, en el Valle del Aragón,en una depresión denominada La Canal de Berdún, a 820 metros de altitud, a la sombra de la Peña Oroel, en el Pirineo central, lo que la convierte en uno de los mejores lugares para practicar los deportes de invierno en España.

[editar] Clima

El clima de Jaca se denomina como continental de interior con matices de montaña, la temperatura media anual es de 11,4 °C. Las temperaturas en Jaca no son muy elevadas, pudiendo bajar por debajo de los –8 °C en invierno y sin llegar a pasar de 35 °C en verano. Las precipitaciones, que alcanzan los 827,6 mm anuales, son más importantes en el invierno, primavera y otoño, siendo verano la estación más seca. El viento puede llegar a soplar con rachas muy fuertes durante el invierno. De esta estación hay que destacar las importantes nevadas que pueden empezar en octubre-noviembre y acabar en marzo-abril llegando a alcanzar espesores importantes con una máxima de 80 cm (1978).

[editar] Población

Jaca tiene un total de 12.759 habitantes, de los cuales 6.400 son hombres y 6.359 mujeres, según datos del INE 2007. Según la revisión del Padrón Municipal de Habitantes a 1 de enero de 2010, tenía una población de 13.374 habitantes.

[editar] Evolución demográfica

Actual distribución del Ayuntamiento

Partidos políticos en el Ayuntamiento de Jaca

Partido político           Concejales                             

Partido de los Socialistas de Aragón (PSOE-Aragón)

8                                

Partido Popular de Aragón (PP-Aragón)

5                                

Chunta Aragonesista (CHA)

2                                

Partido Aragonés (PAR)

2                                

El gobierno de la ciudad lo ostentan el PSOE-Aragón y el PAR.

[editar] Historia

Aunque sus orígenes son inciertos y escasea la documentación, se considera que fue fundada en el primer milenio antes de Cristo por un pueblo íbero: los jacetanos o iacetanos. El historiador griego Estrabón los citaba en el siglo I como uno de los pueblos importantes del norte de la Península. Esta tribu llegó a ocupar un extenso reino que iba desde los Pirineos hasta Huesca y Lérida y cuya capital estaba en Jaca (Iacca). Se dedicaban al pastoreo, llevando a cabo las mujeres una agricultura complementaria, y eran de carácter violento, resolviendo cualquier disputa económica con los puños.

La presencia de esta rama de los íberos en Jaca se constata con los restos de cerámica íbera y las hojas de espadas de hierro del siglo II a. C. que se han hallado en varias excavaciones arqueológicas.

 

 

Ciudadela.

Hay otra hipótesis, menos plausible, que postuló en el siglo XVI el cronista imperial Florián de Ocampo (y que decía haber explicado Alonso de Nebrija) que decía que Jaca fue fundada por el capitán griego Dionisio Baco (cuyo sobrenombre era Yaco) en el año 1325 a. C.

En el año 195 a. C., el cónsul romano Marco Poncio Catón inicia la conquista de la ciudad que terminará en primavera de 194 a. C. gracias a una trampa que las tropas romanas tienden a las iacetanas. Consistía en enfrentarlos a sus enemigos naturales, los suessetanos, establecidos en las actuales Cinco Villas, que sitiaron Iaca (Jaca). Los iacetanos salieron confiados a aplastar a sus enemigos y, una vez en campo abierto, fueron atacados por las legiones romanas que se encontraban ocultas en los bosques, que, además, les impedían volver a la fortaleza. Una vez hubieron acabado con ellos, asaltaron la ciudad, la cual, ocupada solamente por mujeres y niños, era una presa fácil.

Integrada en el Imperio romano, constituyó un punto de vigilancia de los caminos del Pirineo y desarrolló una próspera economía cuyo auge se mantuvo hasta el siglo III. En el siglo IV entró en decadencia por la amenaza de los bandidos que atacaban a las caravanas y a los mercaderes que transitaban los caminos pirenaicos.

Tras la caída del Imperio romano, los godos invadieron la península y Jaca pasó a ser conocida como Apriz.

•          En tiempos de los sarracenos.

En las montañas de Jaca se salvaron muchos cristianos cuando la invasión de los árabes y aquellos fugitivos fueron el núcleo del reino de Aragón. Aznar, el primer conde de Aragón, en el año 780, ganó a los moros la ciudad de Jaca, la fortificó y la defendió en el 795. El conde Galindo hijo y sucesor de Aznar dio fuero y privilegios a la ciudad.

•          En el 1010.

Se celebró en la ciudad un concilio en el que se determinó celebrar los oficios divinos conforme al rito romano.

•          El rey don Ramiro.

Ramiro I de Aragón estableció en la ciudad sede episcopal con la autoridad del papa Nicolás II, en el 1064.

Las pestes y los incendios de finales de la Edad Media hunden a Jaca en una crisis de la que no saldrá hasta la intervención de Fernando el Católico para formar un gobierno local. La burguesía se favorece con esta situación y muchos se convierten en mecenas de artistas cuyo resultado se puede apreciar especialmente en la catedral.

Jaca se comienza a consolidar como plaza militar desde la que defender los reinos peninsulares de una hipotética invasión francesa. A este respecto, Felipe II ordenó la construcción de varias fortalezas a lo largo de todo el Pirineo entre las que destaca la Ciudadela de Jaca.

En 1705 se mantuvo fiel al rey don Felipe.

•          Guerra de Sucesión.

Su papel de defensa se confirma en la Guerra de Sucesión, en la cual la ciudad se posiciona del lado de los Borbones. Por ello, fue asediada por aliados del archiduque Carlos y socorrida por el marqués de Salutcioa cuya vista se retiraron a un bosque, donde fueron atacados por el marqués de Santa Coloma, quien les mató mucha gente e hizo numerosos prisioneros. El rey Felipe V gratificó a la ciudad de Jaca con los títulos de «muy noble, muy leal, y muy vencedora» y añadiendo la flor de lis al escudo de sus armas que ostentaba la Cruz de Sobrarbe y las cuatro cabezas, emblema de la batalla de Alcoraz.

También jugaría su papel en la Guerra del Rosellón al ser uno de los objetivos de los revolucionarios franceses por su situación estratégica.

•          Guerra de la Independencia.

Durante la Guerra de la Independencia, Jaca se rindió a los franceses el 21 de marzo de 1809 a causa de la deserción que fomentó en secreto el misionero Fr. José de la Consolación, que gozaba de influencia, quedando dentro de la plaza muy pocos soldados a las órdenes del teniente rey don Fancisco Campos que hacia de gobernador y se vio obligado por ello a capitular. El general Mina la recuperó en febrero de 1814.

Durante las Guerras Carlistas, fueron denunciados en 1839 varios soldados de la guarnición de Jaca por vender armas a los revolucionarios.

•          República en España

Diciembre de 1930. Fermín Galán Rodríguez, junto con los capitanes Ángel García Hernández y otros, protagonizó la Sublevación de Jaca, pronunciamiento militar que pretendía instaurar la República en España. El golpe fracasó y los dos cabecillas mencionados fueron fusilados el 12 de diciembre.

[editar] Lugares para visitar

•          La Catedral de San Pedro, de estilo románico. Es uno de los principales atractivos turísticos. Primera catedral románica de España, hito entre los monumentos del Camino de Santiago, tanto su arquitectura, escultura como la pintura de su mueso diocesano son comparables con las mejores obras del arte románico europeo.

•          La Ciudadela de Jaca. Junto a la catedral, los dos principales atractivos turísticos. Única en España que conserva su planta original.

•          El Museo de Miniaturas Militares situado en uno de los cuarteles de la Ciudadela.

•          El Fuerte de Rapitán, alzándose sobre una colina en la vertiente norte de la ciudad.

•          La Casa Consistorial notable edificio del siglo XVI.

•          La Ermita de San Cristóbal

•          El Monasterio de las Benedictinas, trasladadas allí desde el monasterio de Santa María en Santa Cruz de la Serós, destaca el Sarcófago de Doña Sancha por su escultura.

•          La Torre del Reloj

•          El El paseo de las canteras

•          El Parque Viejo

•          La iglesia de Santiago.

FUERA DE SU CASCO URBANO.

•          El Monasterio de San Juan de la Peña extraordinario edifio románico, en el que se fusiona la naturaleza con el arte.

•          Espacio Natural Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel.

•          Iglesia de Santa María de Iguacel.

•          Conjunto de iglesias románicas de las pedanías dependientes de Jaca.

[editar] Actividades deportivas, de ocio y tiempo libre

En los alrededores de Jaca se pueden llevar a cabo diversas actividades al aire libre, como pueden ser la práctica del senderismo, se pueden realizar un gran número de largas y grandes rutas, una de las más atractivas es la ascensión al Monte Oroel, símbolo de la Ciudad de Jaca, enclavado en un espacio natural protegido. Además Jaca es una de las ciudades por las que atraviesa el camino de Santiago.

También se pueden practicar actividades de escalada o montañismo, al estar situada en plenos Pirineos. Jaca es muy visitada para parctiar deportes de invierno, puesto que apenas 31 km de capital de la comarca de la Jacetania, existe la posibilidad de esquiar en las estaciones de Astún, que pertenece al municipio de Jaca y Candanchú.

Sin olvidar la práctica del patinaje sobre hielo, la ciudad cuenta con dos pistas de hielo de dimensiones olímpicas.

[editar] Fiestas

[editar] Festival Folclórico de los Pirineos

El Festival Folclórico de los Pirineos se celebra bianualmente, alternado con el municipio francés de Oloron-Sainte-Marie) y donde se escuchan músicas de todo el mundo.

[editar] El primer viernes de mayo

Entre otros festejos tradicionales, anualmente se celebra la Fiesta del Primer Viernes de Mayo, que conmemora la batalla que se desarrolló aproximadamente en el año 760, a las afueras de Jaca.

Básicamente es una fiesta que celebra la victoria del Conde Aznar sobre un ejército de musulmanes que pretendía conquistar la ciudad de Jaca.

Una de las más brillantes páginas de los anales de Jaca, es sin duda alguna la que nos recuerda la memorable batalla que tanta solemnidad conmemora esta ciudad el primer viernes de Mayo.

 

Acerca de la época en la que acaeció tan glorioso hecho de arnas, no están completamente acordes los cronistas; pero la mayor parte se inclinan á creer que tuvo lugar un año después de la conquista de Jaca por el conde D. Aznar, que la tradición y memorias antiguas aun existentes fijan en el de 760.

 

Conquistada Jaca, los cristianos se hicieron dueños absolutos de las montañas que la rodean, lanzando de ellas á los moros; más no pudieron éstos resignarse á renunciar á un punto tan importante, que antes había servido de base de sus operaciones, resolvieron su reconquista, y juntando numerosas y aguerridas fuerzas que algunos hacen ascender á más de noventa mil hombres, comandadas por cuatro Valíes confederados y procedentes de Navarra, penetraron en Aragón por la ribera del río de este nombre, llamada Canal de Berdún, y se encaminaron á esta ciudad con la confianza más completa de poder arrancarla del dominio del conde D. Aznar. Apercibiéndose este esforzado caudillo de la gran cruzada que á tal objeto se había formado; supo también las formidables masas de guerreros árabes que contra él venían; y aunque comparativamente su ejército era muy reducido é insignificante, no renunció á defender una conquista que tanto le había ennoblecido en tanta estima tenía: sabía que sus montañeses eran valientes y resueltos y confiando en su decisión y arrojo, no dudó ningún momento en luchar resueltamente contra el enemigo tan arrogante y numeroso. Ya las avanzadas de los musulmanes llegaban á las inmediaciones de Jaca, y levantaban sus tiendas al pie de las vertientes de la colina en cuya cima y llanura se halla situada la ciudad;(por este motivo aquel sitio es llamado el campo de las tiendas) sin arredrarse D. Aznar por la numerosa hueste enemiga que le amenazaba, y sin confiar la defensa al abrigo de las murallas, salió fuera de la población á buscar á los enemigos en su propio campo, marchando á la cabeza de sus bravos montañeses, que impulsados por su valor y civismo, no repararon en el número de sus contrarios, y sólo deseaban medir con ellos sus armas, luchando por la santa causa que defendían y prefiriendo antes morir en el combate, que entregar su ciudad conquistada á los que tan ufanos venían a dominarla.

 

D. Aznar con su gente encontró al ejército musulmán á media legua de la ciudad, en la confluencia de los ríos Aragón y Gas, donde luego se trabó el más empeñado y reñido combate: los moros no podían presentar extensa su línea de batalla, porque la estrechez y angosto del valle que forma el río, no les permitía poner á la vez en combate mucha gente; de manera que ocupando los cristianos montañeses el frente, las vertientes y los desfiladeros del mismo valle, supieron sostener bien, é impedir que estas cercaran la ciudad como tenían proyectado. Acometió el conde con los suyos á los infieles con tanta decisión y arrojo, que penetrando en medio de los escuadrones musulmanes, introdujo en ellos la sorpresa, la confusión y el desorden. La lucha era tenaz y sangrienta: el día avanzaba; la sangre de los combatientes enrojecía las aguas de aquellos ríos y por cada momento se empañaba más y más tan reñido combate; la inquietud y la zozobra afligía a los que habían quedado en Jaca, temerosos por el resultado de tan comprometida jornada; eran los ancianos, los niños y las mujeres éstas consideraban el grande riesgo que corría la vida de sus padres, de sus esposos y de sus hijos; deseosas de prestarles auxilio, y compartir con los mismos las fatigas y los laureles, y resueltas también á morir luchando, en medio de la ansiedad y sobresalto ñeque se hallaban, acordaron instantáneamente armarse de la mejor manera que las fuera posible, y salir al campo de batalla á combatir al lado de los objetos de su cariño.

 

Encontrábase la lucha en lo más empeñado, cuando en la cima de la cuesta que desde la ciudad desciende al río en el punto mencionado, se presentó aquel escuadrón de amazonas, resueltas y decididas á tomar parte en la encarnizada pelea: su vista animó a los montañeses sus deudos, suponiendo que era un socorro que venía á su auxilio, sin que pudieran pensar que fueran sus propias madres, mujeres hermanas é hijas, ni que con ánimo tan varonil llegaran al sitio en donde cercadas de los mayores peligros, á la vista de horrorosas y sangrientas escenas y ante un enemigo tan poderoso y formidable, sólo una muerte segura podía esperar. Los moros también apercibieron luego con la mayor sorpresa de este inesperado auxilio, y creyéndolo un poderoso refuerzo que procedente de Francia venía en socorro de los cristianos, se alarmaron y se pronunciaron en precipitada retirada; entonces fueron acometidos por los montañeses con mayor brío y arrogancia, pues se animaban más y más á la vista de aquellas heroínas: puestos los enemigos en vergonzosa fuga, unos para salvar sus vidas se arrojaron al río, cuya corriente arrastraba un número considerable de cadáveres; otros perecieron víctimas de los filos de las armas cristianas y los más huyeron despavoridos y desanimados, abandonando el campo de batalla del que quedaron dueños absolutos los soldados del conde D. Aznar, tremolando victorioso el estandarte de Sobrarbe en que ostentaba la cruz roja, el signo de nuestra redención humana, ante el cual prosternados aquellos valientes vencedores y aquellas nobles y resueltas amazonas, en gritos de júbilo y de contento, vitoreaban sin cesar á su esforzado caudillo, y bendecían á su Dios por haberles concedido su poderoso apoyo para alcanzar tan importante victoria, que dejó bien asegurada la posesión de su ciudad querida.

En memoria de este glorioso suceso fue erigida en el siglo X la iglesia que, para el culto y veneración de la Virgen Santísima bajo la invocación de Nuestra Señora de la Victoria, existe en la cima de aquella cuesta, en donde apareció el escuadrón de las valientes jaquesas, que se lanzaron al combate, y cuya sola presencia tanto influyó para la fuga y derrota de los infieles. En los lienzos de las paredes de aquel templo se hallaba trazado, en pinturas muy antiguas, que la ignorancia ha borrado posteriormente, aquel memorable suceso, que también está escrito en una tabla, renovada ya varias veces, y que se halla á la derecha del altar.

 

Para conmemorar tan importante triunfo, la ciudad de Jaca, representada por su excelentísimo Cabildo Catedral y por su ilustrísima municipalidad, se dirige procesionalmente á la mencionada iglesia; precede á esta comitiva un escuadrón de hombres armados, y uno de los regidores, vistiendo rico traje de color carmesí, en representación del Prior de veinticuatro, que era el cargo más preeminente de la ciudad, lleva un estandarte de seda con un escudo de armas de Jaca, rodeado de la inscripción que en letras de oro dice así: Christus vincit, Christus imperat, Christus regnat, Christus ab ovni malo nos defendat.

 

Terminada la función religiosa, regresa la comitiva á la ciudad, trayendo colocadas en astas las cabezas de los cuatro Régulos, que según la tradición perecieron en la batalla, dirigiéndose á la puerta de la Casa Consistorial, donde termina la fiesta en medio del regocijo y algazara producida por los disparos de las armas, los acordes de la música, los repiques de las campanas y aclamaciones del pueblo.

Periódico LA MONTAÑA de Jaca de fecha 1 de mayo de 1897 en su número 51.

[editar] Juegos Olímpicos de invierno

Entre otros equipamientos para ocio y servicios, está la pista de hielo, una de las más antiguas de España, que ha sido escenario de múltiples eventos deportivos, tanto a nivel nacional como internacional, como las Universiadas. Recientemente se inauguró una nueva pista de hielo. También cuenta con el Palacio de Congresos, edificio multifuncional gestionado por el Ayuntamiento de Jaca.

Jaca ha presentado candidatura en cuatro ocasiones (1998, 2002, 2010 y 2014) para intentar ser la sede de los Juegos Olímpicos de invierno.

Además quiere hacer cadidatura conjunta con Zaragoza y Huesca para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

Sin embargo, ha sido sede en varias ocasiones de la celebración de Campeonatos del Mundo de Patinaje Artístico así como de la mencionada Universiada o el Festival Olímpico de la Juventud.

[editar] Ciudades hermanadas

Jaca está hermanada con la ciudad valenciana de Elche, con la que mantiene una importante relación de cooperación. En Jaca se suele decir que cada uno de sus habitantes lleva un ilicitano y una palmera en su interior. Sin embargo, es con la ciudad francesa de Oloron-Sainte-Marie con la que más relaciones ha establecido a lo largo de la historia, esta localidad se encuentra al otro lado de los Pirineos.

País   España • Com. autónoma   Aragón • Provincia   Huesca • Comarca La Jacetania • Partido judicial Jaca[1] Ubicación  42°34′15.639″N 0°32′58.0302″O / 42.57101083, -0.549452833Coordenadas:  42°34′15.639″N 0°32′58.0302″O / 42.57101083, -0.549452833 • Altitud 818 msnm • Distancias 72 km a Huesca

460 km a Madrid

Superficie 406,34 km² Núcleos de

población 38 Población 13.374 hab. (2010) • Densidad 32,91 hab./km² Gentilicio Jaqués, -esa Código postal 22700 Alcalde (2007) Enrique Villarroya Saldaña (PSOE-Aragón)[2] Sitio web Ayuntamiento