España / Murcia / El Niño

El Niño

Regreso a Murcia   Inicio

Lo más reciente

El Niño

 

Ermita El Niño

 

Lo más reciente

 

El Niño

 

Subida a la ermita del Niño (1)

 

Subida a la ermita del Niño (2)

Situación:           
Aldea situada en el corazón de la Cuenca del Mula, extensa comarca del interior de la Región de Murcia surcada por este río y enmarcada por las sierras de Ricote, Espuña y Cambrón.
Ayuntamiento:
Pertenece al municipio de Mula, ciudad capital de la comarca emplazada a sólo 5 kilómetros.
Monumentos: 
Iglesia-santuario del Niño de Mula, templo edificado en el siglo XVII sobre una ermita anterior y con una gran riqueza patrimonial. Tiene planta de cruz latina con capillas laterales, destacando el retablo barroco del altar mayor. En la sacristía se venera el lugar donde, según la tradición, se apareció Jesús Niño.
Fiestas:               
Las principales manifestaciones festivas de la aldea se desarrollan en el mes de Septiembre, teniendo como principal atractivo las dos romerías con que es honrado el Niño Jesús con ocasión de su onomástica (21 de Septiembre): una tiene lugar el día 8 y consiste en la Bajada o traslado de la imagen hasta la ciudad de Mula, donde recibirá cultos especiales durante dos semanas; la segunda peregrinación se realiza el día 22 y con ella vuelve el Niño a su templo. Ambas son multitudinarias y congregan a gentes de toda la comarca, aprovechando así estas jornadas para pasar un día de fiesta y convivencia en las inmediaciones del santuario.
Historia:              
Desde época medieval, este paraje era conocido como Campo de Albalat o de Balate y se mantenía la tradición de que aquí había acaecido la milagrosa aparición del Niño Jesús. La familia Botía, propietaria de la principal hacienda de Balate, sería la encargada de fundar una primera ermita en el lugar. El templo del Niño se convirtió pronto en lugar de peregrinaciones de la comarca, edificándose en el siglo XVII la iglesia actual y creciendo en su entorno una pequeña población ya bajo el nombre de El Niño.
Tradicionalmente esta aldea ha sido lugar de parada para aquellos que recorrían la ruta Murcia a Caravaca, ya que se encuentra a la mitad del trayecto y siempre contó con ventas y posadas para los viajeros.