España / Cataluña / Gerona / Beget

 Beget

Regreso a Cataluña         Regreso a principal   
Beget

Lo más reciente

 

Fotografías de Beget

 

Iglesia de Beget

 

Mar de ovejas en Beget

 

Amigos visitando Beget

Lo más reciente

 

Cruce de Rocabruna y Beget 1

 

Cruce de Rocabruna y Beget 2

 

Alta Garrotxa

 

Vistas panorámicas de Beget 1

 

Vistas panorámicas de Beget 2

 

Vistas panorámicas de Beget 3

 

Llegando a Beget

 

Ovejas en la carretera de Beget

 

Saliendo de Beget

Hoy os hablaré del pueblo de mi abuela, así que no seré muy imparcial. Beget es un pueblo que administrativamente pertenece al municipio de Camprodon , en el Ripollès , pero que forma parte de la comarca natural de la Alta Garrotxa . De hecho, se anexionó en Camprodon el año 1969 para las comunicaciones eran más fáciles a raíz de la construcción de la carretera que une los dos núcleos. Si vais, tenéis que coger un desvío muy bien señalizado en la carretera que va de Camprodon en Coll d'Ares. Pasará por Rocabruna y iréis bajando por una carretera muy estrecha y llena de curvas.

Lo primero que verá antes de dejar el coche, bajando por la carretera, es el campanario de la iglesia de San Cristóbal. Es el elemento arquitectónico que más resalta de todo la aldea. Es una construcción románica con arcos lombardos ábside, de una sola nave y con un campanario lombardo de planta cuadrada de cuatro pisos que es lo que más destaca de todo el pueblo. En el interior, además de varios retablos barrocos y uno gótico, lo que más atrae la mirada de los visitantes es la talla románica policromada del Cristo en Majestad, con túnica hasta los pies y con corona de espinas. La imagen, de origen bizantino, hace dos metros de altura y es muy venerada por los habitantes de las regiones. Tanto es así, que fueron ellos los que la salvaron de la destrucción durante la Guerra Civil guardándola en casas particulares.

El pueblo tiene aspecto de pesebre, con casas de piedra y balcones de madera. Está atravesado por dos arroyos que forman la cabecera del Llierca, un afluente del Fluvià. El núcleo se divide en dos partes: la de arriba, donde hay San Cristóbal y un puente con mucha altura sobre el río, y la de abajo, a la que se desciende por una calle empinada y donde encontramos otro puente. Las posibilidades de hacer fotografías son infinitas y todo el mundo queda maravillado de la belleza de este lugar.

A lo largo de los años las casas, que estaban muy dejadas, se han ido reconstruyendo y ahora son segundas residencias ocupadas mayoritariamente los meses de verano. La afluencia de visitantes en esta época es muy alta gracias al atractivo no sólo del pueblo sino de los parajes naturales que la rodean. Así, podemos encontrar varios restaurantes, fondas y casas de turismo rural. Sin duda, es un buen lugar para ir a desconectar de la vida agitada que todos llevamos hoy en día.

 

Visitar.Cat